El Otoño va Llegando

23 de octubre de 2012

Bueno, este es el tercer reto de Retando a la Musa. Si quieren saber de que va la cosa, click AQUÍ


    Aquella tarde no tenía mucho que hacer en casa. Había terminado ya de limpiar y lavar los platos que se usaron durante la comida, había terminado los deberes de la escuela y el aburrimiento comenzaba a hacerse presente en mi habitación. Decidida a entretenerme en otra cosa salí a dar un pequeño paseo por los alrededores. Ya había pasado una semana exacta desde el día en que nos mudamos. Dejar la ciudad para irnos al campo había resultado de lo más entretenido para mí, mientras que para mi hermana mayor había resultado un gran tormento. No entendía porque su molestia, a mi me parecía de lo más lindo estar en el campo. Lejos del ruido constante de los autos, lejos de tanta contaminación, lejos de cosas materiales...para mí, había sido lo mejor que me había pasado hasta ahora.
    No me aleje mucho de casa, pues no conocía muy bien el lugar. Camine, respirando el aire fresco de la tarde, saludando con gusto a las personas que pasaban junto de mí a caballo, que divertido sería aprender a montar a caballo. 
    Luego de un rato me senté bajo la sombra de un árbol, rodeada de flores amarillas que cubrían mis piernas, viendo como a lo lejos el atardecer comenzaba a acercarse. Justo a unos centímetros de mí se alzaba una malla de no más de dos metros, y más allá seguía habiendo flores, seguramente alguien había querido señalar donde comenzaba su terreno. El otoño estaba comenzando a rondar, pues podía distinguir algunas flores estaban a punto de marchitarse, de ese color café que caracteriza al otoño estaban comenzando a tornarse las hojas del árbol y aunque las montañas a mi espalda seguían tornadas de verde, se podía distinguir claramente como había lugares donde el amarillo y el café se combinaban para darle un toque único a esta estación tan extraña.
    ¿Por qué a mi hermana no le gustaba el campo? Me sentía tan tranquila a la sombra de esta árbol, no había quien me molestara, no había ruidos que perturbaran todo esto. 

5 comentarios:

  1. Un par de críticas constructivas:
    - La sangría al comienzo de los párrafos es esencial, Rebe. Con 7 espacios está bien.

    Quizás a la hermana mayor le gustaba todo lo que a la hermana menor le disgustada...Quién sabe a quien había dejado en la gran ciudad del tormento.

    Lindo texto, Rebe :D.

    ResponderEliminar
  2. Ay, me encantó tu relato, Rebe... Está maravilloso *-*, de verdad que sí. Me sentí en el lugar, te juro... Fue genial :). Y ¿Sabes? Me pasa que AMO el campo, las flores, los animales revoloteando, la naturaleza y todo lo demás que se describe, pero a la vez no sé si podría ser capaz de vivir en un lugar así... Yo creo que estaría igual a su hermana mayor...

    ¿Sabes? Encontré genial la idea de hacer esto, que en base a una imagen las personas se inspiren. Me encantó:) quizá lo haga yo algún día... ¿O estaría mal? Si al final es sólo tomar una idea, ¿Qué piensas tú?

    ResponderEliminar
  3. Rebeee, super hermoso <3 me pasa igual que cami me encanta la tranquilidad del campo y esa cercania a la naturaleza y animales*-* ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado el texto. Nada como la tranquilidad del campo

    ResponderEliminar
  5. Muy buena la descripción pero quede con la sensación de que debía continuar que aun no terminaba cuando le pusiste el punto y fin XD

    Saludo, te espero en los próximos retos.

    ResponderEliminar

Comenta con respeto y sin hacer spam, y has feliz a un snorkack de cuerno arrugado.
Usa alguna de las siguientes caritas para hacer feliz a un Dalek:
◕ω◕ ヽ(^▽^)ノ ┰ω┰ ( ̄^ ̄)ゞ ⊙_⊙ (⺣◡⺣)♡
Agrega negritas e itálicas y harás feliz a un Cazador de Sombras.
Regreso todos los comentarios (⑅˘͈ ᵕ ˘͈ )